Anestesiados con la corrupción

Ladron de coches

Las últimas noticias sobre imputados, operaciones policiales y, por encima de ello, ciertas grabaciones de conversaciones entre políticos, nos demuestra que, el uso del dinero público por parte de aquellos que debían gestionarlo, ha sido con el único fin de enriquecerse usando el poder para proteger ese beneficio, presionando a aquellos poderes que deben controlarlo e impedirlo. 

Si todo esto fuera causado por una "manzana podrida" dentro del gran cesto de los políticos, su importancia no sería relevante. ¿Cómo puede evitarse que entre tantos cargos públicos no aparezca alguien que lo haga? Y si bien es así, la pregunta que nos debemos hacer es: 

¿A nadie le extrañó como mejoraba de manera ostensible la calidad de vida de estos personajes? 

Aunque pueda parecer extraño, el sueldo de un político no da para mantener un nivel de vida altísimo. Acomodado, si pero simplemente eso.  

¿Nadie se fijó en ese cambio de hábitos? 

¿Nadie impugno las licitaciones públicas donde se generaban esos pagos? 

¿Ningún empleado de esas empresas privadas denunció pagos ilícitos? 

¿Los interventores, inspectores de Hacienda o Auditores no encontraron ningún hilo de donde tirar?

Y aquí llegamos a los puntos clave para entender esta lacra que ha impedido crecer más a España.

a) Aún siendo evidente la corrupción, no se denuncia debido a varios factores pero, principalmente, a la desprotección del denunciante

b) Jueces y policía sabían que ponían en juego su futuro profesional y personal. Aunque poco a poco esto va cambiando, las presiones políticas han sido enormes sobre estos colectivos.

c) Nula supervisión de los ingresos y patrimonio de los políticos, incluido los de Hacienda que no les extrañó la diferencia entre patriminio e ingresos.

d) Evidentemente, muy poco eficiente la supervisión de las adjudicaciones públicas. 

e) Total y absoluta falta de principios de las empresas que han sacado una "ventaja competitiva" con el uso de la corrupción

f) Sin olvidar, una permisividad absoluta al derroche del dinero público, aquel que debería cuidarse con el mayor mimo por ser de todos. 

Todo esto ha producido que, más allá del enriquecimiento ilícito, una pérdida de competitividad de la economía donde el beneficio rápido ha primado sobre los nuevos negocios que pudieron dinamizar la economía y prepararnos ante los ciclos económicos. Porque mientras la burbuja del ladrillo crecía nos preguntábamos el motivo por el que no se hacía nada para evitarlo y la explicación era que generaba ganancias rápida tanto a empresas como a los políticos. 

El "bien común", aquel que debía primar sobre la gestión pública, no estaba únicamente en el objetivo de esos gestores. Más, se montaron entramados para "robar", no lo llamemos de otra manera, dinero público.

Sin colores, sin partidos o sin ideologías, la corrupción es uno de los principales motivos de nuestra situación actual, nuestra pérdida de competitividad y el déficit público. Tenemos que entender que las tramas que salen ahora han impactado claramente en los niveles de paro actuales, en el déficit público actual y en la pérdida de libertad de las próximas generaciones.

La corrupción ha sido y sigue siendo la principal barrera para el despegue definitivo de la democracia y economía Española. Y tiene una solución muy sencilla:  

Dotar, aunque sea temporalmente, de recursos casi ilimitados a los órganos de control asegurando la división de poderes. 

Fácil y barato si lo comparamos con el coste de la corrupción, según ciertos estudios, 40.000.000.000 de Euros. Fiscalía independiente, jueces con recursos y protegidos, una policía con más recursos, un programa de protección a denunciantes junto con recursos a los órganos de control. Y todo para asegurar que quien la hace, la paga.

Ojalá, según amenaza Jordi Pujol, entregue el "dossier que haría caer la democracia" porque levantando todas las alfombras podremes seguir nuestro camino sin dudas. 

Siempre lo diré: 

TOLERANCIA CERO ANTE LA CORRUPCIÓN

2 comentarios:

  1. Hola Pedro,
    Me gustó mucho el análisis del post. El problema de los delitos de corrupción es que desde el Estado no existe voluntad para tratar a la corrupción como crimen organizado, exigir que cumplan íntegramente las penas de cárcel y que se erradique la impunidad y la prescripción de los delitos, desde la que se apoyan gracias a la irretroactividad de algunas leyes. En los casos de corrupción no debería protegerse mediante la irretroactividad a los corruptos y corruptores.
    Y hay que exigir también que devuelvan todo lo robado, absolutamente todo. La corrupción es una traición al pueblo.
    Un abrazo y sigue así con este estupendo blog. Procuraré venir más a menudo, porque siempre me ha gustado leerte. Y te comentaré. Creo que haces una labor de denuncia social encomiable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa. Es evidente que no existe una clara voluntad de terminar con la corrupción. Si la hubiera, se dotarían medios para ello. Aún así, todo llegará, algo está cambiando y poco a poco se dan pasos para ello.

      Y muchas gracias por los ánimos, desde la modestia del blog, hago lo que puedo por intentar explicar la economía y el resultado en las personas.

      Nos leemos!!!

      Eliminar

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.