El éxito personal y la suerte. No todo es esfuerzo.


El modelo económico liberal se basa en varios axiomas tanto económicos, sociales e individuales. Ya hablé en esta entrada sobre "el enfrentamiento entre las matemáticas y el pensamiento liberal" que puedes leer aquí. 

Pero hoy hablaré del criterio individual, es decir, el incentivo individual a mejorar como motor de la economía. Es fácil afirmar que, ante igualdad de oportunidades, el esfuerzo y las habilidades personales son las variables que explican, en un alto porcentaje de los casos, la retribución económica y social de cada persona. Con ello se explica que las acciones individuales tienen recompensas e incentivan a la mejora. Ahora bien, siempre bajo una premisa que he fijado al principio, "ante igualdad de oportunidades".

Porque entre una persona "pobre" y una "rica", la mayoría de las veces, existe algo más que una diferencia del esfuerzo individual. Y esa diferencia es lo que denomino "suerte". 

La suerte, o la falta de ella, implica una desventaja que no puede ser salvada solamente con el esfuerzo individual, más, es necesario un esfuerzo colectivo para poder eliminar esa desventaja. Y a este esfuerzo se le denomina "Estado del Bienestar", es decir, la capacidad de las sociedades y los Estados para capturar recursos económicos (impuestos) y personales (ONG) y repartirlos de tal manera que permita una igualdad de oportunidades independiente del punto de partida de cada persona.

Y por "suerte" me refiero al lugar de nacimiento, barrio, familia y momento. No es lo mismo nacer en una familia acomodada con padres universitarios que en una familia desestructurada. Y, para igualar esas diferencias, los Estados y/o ONG's crean acciones que, sin conseguir igualar las oportunidades, al menos, consigue dar opciones especialmente a los que parten de situaciones más complicadas.

Es evidente que si no se intenta igualar las oportunidades, se genera un modelo de éxito individual pero de desigualdades sociales que no pueden ser reducidas. Realmente se mantienen "clases" donde es muy complejo salir. 

En contraposición a este modelo liberal, tenemos el comunismo, que elimina el esfuerzo individual como incentivo y es el Estado el que planifica las necesidades desde un punto de vista global. Este modelo crea una desigualdad distinta, pero igual de real, que es aquella que se genera cuando el esfuerzo no se premia y, seas mejor o peor, las consecuencias son idénticas.  Este sistema consigue destruir la innovación individual, aunque no la colectiva dirigida, perdiendo a medio/largo plazo la competitividad. Quizás pueda entenderse como más justo el hecho que todos seamos iguales, sin embargo, se ha demostrado allí donde se ha aplicado que, a la larga, Maslow algo tenía de razón cuando nos explicaba como evolucionaban las motivaciones de los individuos.

La "suerte", definida así, es un parámetro de nuestra vida y  de las sociedades con el que se debe contar.


El mundo rural y la economía en España.


Si viajas a zonas rurales y agrícolas y, además, escuchas a la gente se repite hasta la saciedad unas cuantas frases:

"Solo se acuerdan de nosotros para votar" o "los pueblos se mueren" o "aquí solo gana dinero el intermediario". 

Y pensando sobre estos temas, una realidad es que ni la "nueva política" ni "la vieja" hace el más mínimo esfuerzo para intentar mejorar este entorno. Durante los años de bonanza, es real que se incrementaron las infraestructuras, especialmente carreteras, incluso hasta extremos un tanto absurdos. Pero no se atajó, como en casi ningún sector, los problemas de fondo que eran más que evidentes.

Para hacernos una idea del tamaño del sector agrícola, ganadero y forestal, representa 25.000 millones de euros anuales de nuestro PIB (aprox un 2,4% de la economía global), algo más de un 90% de la superficie total. 

Es decir, un sector que genera pocos empleos y, en consecuencia, pocos votos. Pero que debería ser estratégico para un país como España donde la industria pierde fuelle y solo el "sector servicios" genera volúmenes de empleo. Una de las soluciones para el incremento de la industria en España pasa por transformar la materia prima que genera este sector.

Es difícil sintetizar todos los problemas que se mezclan en el sector primario Español, pero podría resumirlos en estos 7  puntos: 

1) Los políticos españoles son grandes desconocedores de la problemática y no se hace una política activa de transformación del sector.

2) El sector no ha conseguido organizarse para crear industria transformadora próxima que genere mayor valor añadido al productor ni tampoco en acuerdos globales de precio. 

3) Los costes de la logística internacional han bajado tanto que compensa mover toneladas de mercancía desde Argentina a España, por ejemplo, a menor precio que el producto nacional

4) La cadena de distribución tiene intermediarios que no asumen riesgos pero si beneficios por economías de escalas. Y esta organización del mercado, no ha sido rota por los productores. 

5) Los terrenos y producción agrícola solo son rentables si son heredados, lo que impide la llegada de nuevos productores pequeños que dinamicen el sector. 

6) Los procesos de internacionalización solo son rentables en mercancía de alto valor o transformada.

7) Y por último, la PAC, subvenciones Europeas al sector primario, he reducido el incentivo a la competitividad durante años.

Estos puntos, que pueden parecer simples, creo que recogen los grandes problemas del sector. La importancia del sector, de las zonas rurales, su potencial de creación de empleo, el impacto medioambiental del despoblamiento rural y el cambio climático, exigen que se planteen medidas urgentes para mejorar sus economías y empiece a recuperar población. 

Evidentemente, la diversificación de los negocios con la entrada del turismo rural, ha mejorado en cierta medida las economías locales pero no deja de ser un parche que oculta el problema real, el mundo rural agoniza ante la mirada de los turistas. Mientras nuestros políticos, todos "zurdos de azada", hablan de los transgénicos.


Seguiré escribiendo sobre este tema en próximas entradas.




PIB, desigualdad y Kennedy

Kennedy y el PIB

He encontrado esta cita de Kennedy sobre el PIB, que define perfectamente su "importancia" y lo aquellas cosas que no incluye. Mientras más importancia tenga en las gestión de las economías y menos aquellos indicadores de dispersión por población, más errores se cometerán ampliando las brechas de desigualdad. 

El PIB sirve, y es importante conocerlo porque nos indica ciertos niveles de desigualdad y esperanza de vida en las naciones pero no ofrece la dispersión de la riqueza dentro de un país. 

Os dejo la cita, es difícil expresarlo mejor: 

"Nuestro PIB tiene en cuenta, en sus cálculos, la contaminación atmosférica, la publicidad del tabaco y las ambulancias que van a recoger los heridos en nuestras autopistas. Registra los costes de los sistemas de seguridad que instalamos para proteger nuestros hogares y las cárceles en las que encerramos a los que logran irrumpir en ellos. Conlleva la destrucción de nuestros bosques de secuoyas y su sustitución por urbanizaciones caóticas y descontroladas. Incluye la producción de napalm, armas nucleares y vehículos blindados que utiliza nuestra policía antidisturbios para reprimir los estallidos de descontento urbano. Recoge (…) los programas de televisión que ensalzan la violencia con el fin de vender juguetes a los niños. En cambio, el PIB no refleja la salud de nuestros hijos, la calidad de nuestra educación, ni el grado de diversión de nuestros juegos. No mide la belleza de nuestra poesía, ni la solidez de nuestros matrimonios. No se preocupa de evaluar la calidad de nuestros debates políticos, ni la integridad de nuestros representantes. No toma en consideración nuestro valor, sabiduría o cultura. Nada dice de nuestra compasión ni de la dedicación a nuestro país. En una palabra: el PIB lo mide todo excepto lo que hace que valga la pena vivir la vida" 



¿Por qué ha ganado Trump?


Con la victoria de Trump, se ha vuelto a reproducir una catarsis en las elecciones de un país occidental. Como pasa en otros muchos, candidatos ajenos al sistema llegan al gobierno o se convierten, desde la nada, en un referente político. Francia, España, Reino Unido y Grecia están pasando por un proceso similar aunque ideológicamente existan diferencias. Tienen en común un mensaje claro, directo, mirando hacia el interior del país y centrado hacia una clase media que, empobrecida por la crisis, ve cómo pierde derechos, oportunidades y un futuro.

Esta clase media es la que realmente mantiene los sistemas fiscales de lo países. Incluso si se subiera los impuestos de manera muy agresiva a las clases altas y grandes empresas, ni se acercarían al peso que tiene la recaudación de clase media.

Y, en el proceso vivido en lo últimos años por estas clases medias, está la respuesta a que tan diferentes países e ideologías giren hacia soluciones (Brexit) o candidatos mal denominados "populistas". 

Para entenderlo podemos hablar de Europa, previo a la crisis actual, y las modificaciones económicas que se fueron produciendo de manera silenciosa.

Por un lado, la presión fiscal fue incrementándose paulatinamente pero reduciéndose la disponibilidad de acceso a los servicios públicos. Este fenómeno fue más evidente en las clases medias. Uno de lo grandes errores del modelo socialdemócrata Europeo. 

Por otro lado, la globalización fue reduciendo la industria Europea y Americana, trasladándose a países terceros en vías de desarrollo. Sin embargo, está reducción no se ha visto cubierta con otros modelos que permitan mantener el poder adquisitivo de esas clases medias, principales trabajadores de esa industria. 

Y por último, unos flujos migratorias que absorbían gran parte de los recursos del Estado del Bienestar. 

Mientras los crecimientos económicos permitían tasas de paro bajas y retribuciones medio/altas, el modelo se mantenía vivo, añadido a los efectos de ciertas burbujas que creaban empleo de bajo valor añadido pero alta retribución. 

Sin embargo, la crisis con sus efectos en el consumo interno, la bajada de demanda, el paro y la consiguiente reducción de sueldos, ha dejado patente que las clases medias estaban en una situación de desprotección y alto riesgo. Su nivel adquisitivo ha caído, principalmente la de sus hijos pero siguen sin tener acceso a lo servicios públicos, debido a las restricciones presupuestarias y el incremento de los niveles de pobreza.  

Después de 8 años de crisis, se han distanciado de la clase política anterior, al no ver recompensado lo esfuerzos anteriores ante la falta de protección del Estado, una falta de soluciones definidas para este segmento y, además, para mantener el nivel de gasto público, los impuestos han crecido fundamentalmente en este grupo de población. 

Y en este contexto, han aparecido políticos que han sabido entender y empatizar con este nicho (aunque de dimensiones muy grande) de población, ofreciendo una vuelta a lo básico. Terminar con la corrupción, distanciarse de los poderes financieros, volver a una economía más interna y menos global y, de una manera u otra, aumentar el "Estado del Bienestar" para ese grupo de población, bien sea reduciendo la inmigración o aumentando el gasto público. 

El problema fundamental del modelo económico actual es que deja a la clase media, fundamental por su tamaño y como motor del consumo, como meras "vacas lecheras" que sirven para ordeñar ingreso y que no tienen los beneficios de las clases más pudientes ni la protección de las más bajas. Y su futuro, debido al avance de la globalización, tampoco se perfila como favorable. 

Son los paises que menos han sufrido la globalización, como Alemania, donde estos fenómenos no han aparecido. 

Como conclusión, Trump ha ganado por lo mismo que el Brexit, Podemos, Le Pen y Syriza tienen éxito. Las clases medias se ven abandonadas y alguien les ofrece una solución, más o menos factible, pero al menos que cubre sus expectativas. 


Cuatro principios básicos de la gestión del cambio

Ha repetido varias veces en este blog que si algo está ocurriendo y va a ocurrir de manera cierta es el cambio constante y brusco en las empresas, en la economía en general y en la sociedad. Y en esta realidad, debemos estar preparados para adaptarnos, intentar ser motores de este cambio o, como mínimo, acompañarlo de una manera natural y que no nos produzca problemas personales en este camino. 

Si miramos a nuestro alrededor, es fácil poner ejemplos de este proceso. Económicamente, las empresas de mayor éxito hoy no son las mismas que hace dos décadas, incluso alguna ni eran relevantes en el panorama mundial. Si hablamos de los sistemas de trabajo o los modelo de negocio en las empresas, se entiende quizás más claramente. Más ejemplos los vemos en la política donde los cambios son más que palpables. Pero incluso en la sociedad, lo modelos de relación entre personas, la comunicación y las herramientas del día a día, abren una brecha generacional por la falta de entendimiento de las nuevas costumbres. 

Cambiar no es un proceso fácil, incluso puede llegar a ser traumático en las organizaciones y personas pero, estando convencido de que estos procesos serán cada vez más rápidos, no queda otra que, igual que aprendemos habilidades matemáticas, nos hagamos con las actitudes y aptitudes necesarias para saber gestionar estos procesos sin que se conviertan en un drama personal. Y no sólo los adultos, lo niños deberían tener estas habilidades como parte de su aprendizaje si queremos que puedan desarrollar una vida plena en un entorno cambiante. 

De todos estás habilidades me quedaría con cuatro, más basadas en mi experiencia que en los conocimientos adquiridos por los muchos libros que se han escrito sobre este tema. 

1) Experiencia en salir de tu zona de confort. Sin duda, mientras más veces te sientas "incómodo" en tu vida, más experiencia tienes en acostumbrarte a la nueva realidad y tendrás esas herramientas personales que permiten adaptarse. 

2) Anticipar estos cambios. No hay nada mejor que saber que llegará para poder entenderlo, adaptarse y prepararse con tiempo, bien sea a través del aprendizaje de nuevos conocimientos o en la preparación mental. 

3) Capacidad de adaptación a distintos entornos y modelos. Tener la mente abierta ante las nuevas ideas y herramientas, no asumir el "siempre ha sido así" como una de las claves del éxito, más, siempre hay que dudar de cómo se hacen las cosas. Tampoco debemos asumir que lo "nuevo es mejor" porque nos llevaría a despreciar la experiencia acumulada. 

4) Empatía para entender que la adaptación es un proceso personal que lleva un ritmo para cada persona. No hay tiempos ni sistemas únicos, cada persona debe aprender cómo realizar la transición. 

Es decir, una posible ecuación sería: 

Experiencia + Anticipar + Adaptación + Empatía = Cambio exitoso

Porque adaptarse al entorno cambiante es parte fundamental de nuestra vida, permitiendo disfrutar de los cambios que llegan y sin sentirnos excluidos de una nueva realidad. Esto no sólo sirve para las empresas o la economía, en nuestra vida personal también existe, por ejemplo, la brecha digital abierta entre nuestros padres, nosotros y nuestros hijos, no debe olvidarse.

En nuestra mano está disfrutarlo o, al menos, asumirlo como una parte más del día a día. 

¿Se hace mayor nuestra democracia?


En breve tendremos nuevo gobierno en un parlamento sin una mayoría absoluta y con cuatro fuerzas con ideologías dispares. 

Por primera vez en la democracia nacida en el 78, el concepto de monarquía parlamentaria que define la Constitución Española, se va a poner a prueba, obligando a gobierno y oposición a necesitar llegar a acuerdos de largo recorrido. Algunos cambios relevantes son:

a) El modelo de gobierno tipo "rodillo" gracias a las mayorías absolutas ya no existe. Se acabó el no hablar con nadie. Negociación como herramienta fundamental del gobierno. 

b) El gobierno no podrá sacar ninguna ley adelante sin un acuerdo previo, muy importante el presupuesto. 

c) El parlamento podrá sacar adelante leyes sin el acuerdo del gobierno. 

Es decir, se acabaron las excusas para la oposición. Si un partido quiere sacar adelante alguna ley, puede, mediante la negociación con otras fuerzas. Y si no lo consiguen, están haciendo muy mal su trabajo. El mismo razonamiento para el gobierno. O negocias y llega a acuerdos o estaremos perdiendo el tiempo. 

Todo este cambio de modelo va a llevar a tensar el ejercicio político y cambiarlo para siempre y nos acerca cada vez más a la madurez democrática. Mucho menos postureo y más trabajo de fondo, menos insultos y más negociación.

Creo, como optimista empedernido que soy, que esta legislatura marcará un antes y un después en la madurez democrática de los españoles y sus instituciones. El parlamento tendrá que ser un reflejo de un país plural, reducir la tensión y TRABAJAR mucho para abordar con consenso los retos a corto, medio y largo plazo. Más cuando se avecinan momentos difíciles que exigirán medidas complejas que deben ser explicadas con mucha información. 

Temas como educación, modernización de las instituciones, reconversión económica, tapar el agujero de la seguridad social y el déficit, reducir el paro y mejorar la productividad son temas que vamos tarde. Pero mejor ahora que dentro de cuatro años. 

Les debemos exigir a todos lo grupos parlamentarios que cedan para conseguir cumplir su programa electoral en los puntos donde se acerquen a posibles mayorías parlamentarias y asuman que solos no podrán hacer este viaje. 

Ojalá, este sea el principio del fin de la democracia de mayorías absolutas que tanto nos han perjudicado. Peleemos por ello. 





Aprender de la historia leyendo el periodico. Brexit y derivas independentistas


Que la historia es uno de los mejores métodos para intentar extrapolar el futuro creo que nadie lo duda. Pero, a veces, para conocer la historia no hace falta estudiar el pasado, buscar libros antiguos o acudir a expertos. Es suficiente leer el periodico e intentar extrapolar la información actual a una situación concreta.

En este caso, tenemos un "ensayo general" de una posible independencia de cualquier región europea (por ejemplo Cataluña) con el "Brexit". Quizás penséis que es distinto, que no es parecido pero, en esas diferencias, podemos aprender más que en las semejanzas.

Las diferencias del Reino Unido y cualquier región Española es más que evidente. Por tamaño, por viabilidad, por apoyo y peso internacional, por moneda, por productividad, etc... Es decir, por casi cualquier variable económica que nos fijemos el Reino Unido no es comprable ni con España ni, por supuesto, con ninguna región. En esta entrada, podéis leer Qué necesita un territorio para independizarse económicamente.

Si analizamos que ha ocurrido en la relación de UK con la UE desde el referéndum del Brexit, la realidad es que casi no ha ocurrido casi nada. Pero la Libra ha caído de manera drástica frente al Euro y el resto de monedas. 

En teoría, los tipos de cambios deben fijar la comparativa entre productividad de las economías. Es decir, si la Libra se cambia a 1,3 euros, así era antes de Brexit, la economía Inglesa era un 30% más productiva que la de la UE. A día de hoy se cambia a 1,1 euros, es decir, ha perdido un 20% de productividad. Evidentemente, en 3 meses no puede ser así pero los mercados financieros están descontando los posibles efectos del Brexit con mayor o menor acierto. 

Ahora bien, si esto ocurre con UK ¿qué ocurriría con un territorio como Cataluña o País Vasco? Lo mismo pero multiplicado por 10. Las empresas saldrían huyendo de una zona con "riesgo" de, al menos, pasar una época fuera del paraguas de la UE y el BCE. La inseguridad jurídica producida por un proceso unilateral aumentaría este efecto. En este ensayo general llamado Brexit, también hemos aprendido algo, que a la UE no le tiembla el pulso ante desafíos, como pudo sufrir Grecia. 

Y, por mucho que quieran contar del "cuento de hadas" de la independencia, es un proceso muy complicado, donde las clases bajas y medias se llevan todo el impacto económico y asumen todas las perdidas a corto y medio plazo. No es fácil ni falto de grandes sacrificios. Aun así, es evidente que existirá gente que no les importa, y no tengo nada de objetar. Pero la objetividad del camino no puede ocultarse para los indecisos. Lo importante no siempre es el qué, en economía es muy relevante el cómo que suele tener consecuencias en el camino seguido. 

Así que, el referendum debería contener una pregunta tal que así:

"Estarías de acuerdo con declarar la independencia de España entendiendo que existe una probabilidad del 80% de salir de la UE con las consecuencias descritas en el anexo I y un 20% de que todo mejore como se describe en el anexo II " 

Y pon los porcentajes que cada uno pueda considerar razonable. Algo  similar al consentimiento informado ante un tratamiento médico. Poner claramente los perjucios y las probabilidades de que ocurran. Y puesto así, tiene sentido tomar una decisión de  este calado, con una información muy detallada que vaya más allá del discurso político simplista y estándar.

Y si alguien cree que no es verdad, tenemos a UK para demostrarnos que ellos, economía del G8,  ni aumentará el gasto público después del Brexit, uno de los motivos principales para el "sí", y que se es transformando de un país cosmopolita a aplicar medidas de control de inmigrantes legales, su economía pierde fuelle a marchas forzadas con respecto a la zona Euro y los son las pequeñas empresas las que empiezan a sufrir.

Vamos, la historía se está escribiendo ahora.