Lecciones aprendidas de Grecia

Lecciones aprendidas sobre la crisis de Grecia

Vuelve a ser noticia Grecia debido a otro tramo del “rescate” financiero y las condiciones que se aplican. Y más allá que hablar si es justo o no, es interesante intentar sacar lecciones sobre todo el histórico de Grecia. Eliminando cuestiones políticas, aunque es difícil descartarlas porque son el principal motivo por el que estamos en la situación actual, no hay que dudar que muchas cosas se han hecho mal. Tanto por la UE como por parte de Grecia, nadie está libre y, hay que recordar, que los que pagan por estas decisiones no son los culpables si no la población con mayor riesgo de exclusión social.

Recordemos que Grecia entró en el Euro con cierta “ingeniería financiera” para cumplir con los requisitos, quizás, pesó más los criterios geopolíticos que el cumplimiento estricto de las variables macroeconómicos.

Una economía con poco valor añadido, tuvo acceso a  financiación y una moneda pensada para una economía de alto valor añadido y muy fuerte con respecto al dólar. El Euro funciona correctamente para economías fuertemente industrializadas (Alemania, Francia, ciertas zonas de Italia y España, Bélgica y Holanda).

Rápidamente se produce una expansión económico tanto a nivel de PIB como de Gasto Público. Quizás podemos decir que “la burbuja producida por el Euro” no fue bien digerida por Grecia igual que no lo fue por España. Se empezaron a crear burbujas económicas (para leer más sobre ellas aquí y aquí) pero sin una reconversión del modelo productivo, siendo el motor principal de la economía el consumo interno.

Llega la crisis de financiación, y similar a España, ese Gasto Público se convierte rápidamente en déficit. La congelación del consumo empeora más el déficit a través de destrucción de empleo y lo demás ya es conocido. 
Grecia entró en una política monetaria que no le correspondía por desarrollo económico.

Dicho todo esto, que podemos sacar de lecciones aprendidas: 
a) Las políticas monetarias no funcionan igual para cualquier economía. Lo que es bueno para Francia no tiene que serlo para Grecia o Portugal. 
b) Es necesario una redistribución de fondos o fiscal para compensar a las zonas de consumo (Grecia) frente a las zonas productoras de bienes y servicios (Alemania).  Este tema, de actualidad en España con las famosas balanzas fiscales, fue suplido con los fondos de cohesión pero no fueron suficientes o estaban mal enfocados. 
c) No poder devaluar una moneda hace que tengas que devaluar los costes de producción, o bien mediante valor añadido e innovación, costes de materias primas o costes laborales. Ejemplo España, se ha devaluado los costes laborales para mejorar la competitividad. 
d) Visto los resultados, parece evidente que aumentar impuestos en economías basadas en el consumo interno, no permite ajustar su deuda pública. Tiene un efecto que aumenta la recesión. 
e) El coste de tener una moneda que no puedes devaluar ante periodos recesivos, son muy alto en la población. 
Con todo esto, tenemos a Grecia entre la espada y la pared. Sigo pensando que, a veces, es mejor reconocer que te has equivocado y dar marcha atrás. Una salida ordenada, y apoyado por Europa, del Euro permitiría una reorganización del país más rápida y efectiva. Y les daría tiempo para convertir, si así quieren, su economía en un nuevo modelo que sea compatible, y sin tantos sacrificios, con las políticas monetarias de Europa. 
Pero si nos fijamos en España, pasa algo parecido con Andalucía y Castilla-León. Zonas donde el sector primario es el principal motor, teniendo que competir con países del Mediterráneo con grandes diferencias en los costes laborales. 
Una moneda fuerte debe aplicarse en una economía fuerte y, en el caso que existan fuertes diferencias, es necesario la solidaridad interregional para suplir los periodos de recesión. 

Si no es así, la construcción de la zona económica común falla. Y para ejemplo, Grecia.  



¿Quién es tu competencia? Definirlo clave para el éxito


¿Quién compite con quién?
Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1069519

En las cinco fuerzas de Porter, herramienta que sirve para medir la intensidad competitiva, existe un factor fundamental que es identificar tu competencia.

En todos los ámbitos empresariales, conocer con quien estás compitiendo es fundamental porque, si no lo identificas correctamente, puedes estar gastando tiempo, recursos y dinero innecesarios. Y aunque parece muy evidente, los cambios que se producen en las dinámicas competitivas, pueden confundir tus esfuerzos. 

Veamos unos ejemplos.

Pensemos en el sector energético que tiene dos entornos, la producción y la comercialización. Normalmente las empresas son las mismas pero, las nuevas normativas, exigen que exista esta separación. 

En la parte de producción, existe una fuerte barrera de entrada, es decir, es caro y complejo empezar a producir. Por ello, la competencia se produce entre los operadores actuales y las compañías periférica que estén interconectarlas a la red.  

Pero en la parte de comercialización, no existen casi barrera de entradas y cualquier empresa puede empezar a ofrecer ese servicio haciendo de revendedor. Ahora compiten entre ellos pero en el futuro tendrán que competir con cualquier empresa que tenga una base de clientes alta donde poder hacer "paquetizaciones" de servicios. Por ejemplo, bancos, telcos y grandes superficies. Aquí la posibilidad de descuentos cruzados es la clave para el éxito de la oferta. 

Hablemos de las grandes superficies de electrónica. ¿Con quién competirán? Tenemos dos efectos, por un lado la financiación de esas compras las hace un tercero, normalmente banco. Y por otro, las mejoras de los procesos logísticos internacionales te permiten comprar un producto y tenerlo en tu casa en 48/72 horas desde cualquier punto del mundo. Y a más, los stock en tienda son limitados mientras los stock en almacén son siempre más amplios. Con estos tres condicionantes, compite con tiendas online de cualquier parte del mundo. Pero no solo eso, los bancos y especialmente las telecos se han puesto a vender productos como TV, teléfonos, juguetes, etc... 

Otro ejemplo ha sido, porque los efectos ya los hemos visto, las editoriales en España. Durante años pensaron que su competencia real era la piratería pero no se dieron cuenta que su principal competidor era "Amazon". Ya hablé de este tema en una entrada "Lectura de mercado de las editoriales" pero no se prepararon para la llegada de una empresa con la fuerza del gigante americano y  se ha llevado una parte sustancial del mercado. 

Y otro ejemplo más, sería las empresas pequeñas de arreglo de electrodomésticos. Las grandes empresas de distribución de electricidad te ofrecen ese servicio dentro del contrato incluyendo la mano de obra casi gratis. 

Podríamos poner más ejemplos, pero de los anteriores podemos sacar ya conclusiones: 

a) Tu competencia puede no estar en tu sector incluso puede que no sepas ni que existe.  

b) La globalización unido a las mejoras logísticas acercan competidores muy lejanos geográficamente. 

c) Quien ya "tiene a un cliente tiene un tesoro" y puede hacer ofertas cruzadas que no puedas replicar.

d) La paquetizacion de servicios y productos simplifica la vida al cliente. Quien pueda añadir "tu" producto a su cartera de clientes, siempre será tu competidor. 

e) Las grandes empresas están diversificando servicios y productos. La capacidad financiera que tienen puede irrumpir en tu mercado. 

Con esto, debemos aprender que es fundamental conocer con quién estas compitiendo (hoy y en el futuro), seas una empresa grande o pequeña. O incluso si eres un emprendedor, antes de lanzarte, piensa con quién vas competir. 






Hay que crear empleo de calidad. Pero ¿cómo?

Contexto para que pueda existir un empleo de calidad



¡¡¡Hay que crear empleo de calidad!!!

Os contaba en la entrada ¿Dónde debe centrarse el nuevo gobierno?  que temas son los prioritarios para el nuevo gobierno. Empezaré a explicar cuales son las alternativas que existen para cada punto.


Sin duda, una afirmación que se repite sin parar en casi cualquier país es que hay que crear empleo de calidad. Pero, ¿cómo se puede crear? Voy a intentar definirlo por los dos lados, el empleado y el empleador. 

Por un lado, ya es difícil definir que es empleo de calidad. Quizás podamos definirlo con dos características generales, durabilidad y salario. 
            
a) Durabilidad, deberíamos tener claro que existen dos variables a considerar. Que el trabajo tenga una seguridad relativa pero, más importante, que en el caso de perderlo, podamos encontrar otro similar en un  tiempo razonable.

b) Salario, también debemos diferenciar entre el sueldo económico y el sueldo emocional. Por emocional, me refiero a todo aquello que hace que un empleado se sienta satisfecho con el trabajo más allá del sueldo.

Es decir, podemos decir que un empleo de calidad es aquel donde nos consideramos "bien pagados", nos gusta realizar ese trabajo y tiene una duración acorde con nuestras expectativas. Y, de manera general, si lo perdemos podemos encontrar otro similar en un periodo de tiempo razonable

Siempre hay que considerar que existe un criterio subjetivo de estos criterios en cada persona. Por ejemplo, el periodo medio de permanencia en Google USA de un empleado es 1 año, algo que se puede pensar desincentivaría a los candidatos, sin embargo, no les falta personal debido al "salario emocional" que genera trabajar allí.

Visto desde el otro lado, el creador de empleo, para contratar necesita varios requisitos, hablando siempre en el ámbito privado o empresas productivas públicas:

1) Existencia de beneficios y esperanzas de mantenerlos en el tiempo.  

2) Los rendimientos deben ser tales que permitan incluir costes salariales sin poner en riesgo la continuidad  de la empresa. Hay que incidir que los costes salariales son un coste fijo muy representativo en ciertos sectores. 

3) A mayor  rendimiento, mayor capacidad para distribuir parte de ellos en salarios
                                                       
Y en el sector público, es difícil definir cuáles son las variables porque se considera que todos los empleos creados son de calidad. En España, por ejemplo, los empleados públicos son aproximadamente 2,5 millones. Si España necesita 3 o 4 millones de nuevos empleos para reducir el paro, no parece razonable que sea capaz de realizarlo en el sector público que ya actualmente tiene problemas de déficit.

Entonces ¿cómo se puede crear empleo de calidad? Es relativamente simple. 

Los creadores de empleo, público o privado, deben tener beneficio, esperanza de mantenerlos y una  productividad acorde con lo salarios. 

Por poner un número, hay compañías que facturan 1,5 millones de euros/año por cada empleado y otras tienen 50.000 €/año. Parece evidente que estas dos compañías no pueden pagar, de media, lo mismo en sueldos. 

Si crecemos en sectores poco productivos y muy estacionales (sector servicio, por ejemplo) no parece razonable que seamos capaces de crear la situación necesaria. Por ello, es necesario transformar de sectores poco productivos, estacionales y cíclicos (muy correlacionado con el ciclo económico) a exactamente lo contrario.

Ejemplos de sectores productivos, poco estacionales y poco cíclicos son el industrial, las nuevas tecnologías, los sectores de energía renovable, servicios de consultoría, ciertas transformaciones del sector primario, innovación, medicina, etc…Y, más, hay que encajar todo estos sectores con diversidad de zonas geográficas en función de los recursos y capacidades existentes. 

Ahora bien, quizás se pueda pensar que aún de esa manera, nadie asegura que los salarios sean altos. Pero en un entorno donde el desempleo es contenido, la propia inercia del mercado laboral lleva a que para mantener al personal sea necesario subir sueldos. Es decir, parte de la precariedad laboral parte de la propia existencia de alto nivel de paro. 

Ya leeremos en los distintos programas electorales como se aborda por cada partido esta transformación. Porque, para dinamizar el mercado laboral, las leyes no son suficientes.

Lancemos una teoría absurda sobre esta crisis "Orden y Contraorden"


Una teoría sobre las diferencias entre las políticas fiscales y monetarias

Creo que es evidente, se sepa más o menos de economía, que esta crisis es distinta a las anteriores. Y no tiene nada que ver con su profundidad. Probablemente por primera vez en la historia, los bancos centrales, dueños de la política monetaria, han reaccionado de manera coordinada y decidida "haciendo lo que sea necesario hacer" para sacarnos de la crisis. 

Y, sin embargo, no parece que lo estén consiguiendo. Generalizar lo resultados de una economía en otra es un error porque, aunque los problemas sean similares, los motivos  son distintos. Así que vamos a  hablar únicamente de España.

¿Dónde estamos?

Después de 8 años de crisis, este país no levanta. Aún pareciendo que vamos mejor, existen signos inequívocos que la recuperación es excesivamente débil. Aún con crecimiento, el empleo no se crea a ritmo ni calidad suficiente. 

Hay que reconocer que no se han hecho los deberes y el mejor indicador de las economías modernas, cualquier índice de desigualdad, sigue alto y aumentando. 

¿Qué sabemos?

El BCE ha entregado toda la liquidez que se ha pedido y se ha comprometido a seguir dándola "hasta que sea necesaria" con su política expansiva. 

La política fiscal, aún con las últimas reducciones, ha sido creciente en los últimos años. La presión fiscal ha ido en aumento penalizando, como no puede ser de otra forma, a las clases medias.

El Estado sigue gastando más o menos lo mismo que antes de la crisis, motivo por el cual, tiene que subir impuestos. La deuda pública no para de subir. 

El paro no va bien y eso implica que las empresas siguen teniendo problemas con la demanda y no se animan a contratar.

La renta "esperada" del consumidor, o lo que es lo mismo, la facilidad con la que una persona puede mantener sus ingresos si pierde el trabajo, es muy baja y no consigue aumentar el consumo. 

El circuito del crédito bancario sigue sin funcionar, hace días el BCE les ha dado "un tirón de orejas" subiendo el tipo de interés que cobra por mantener el efectivo en sus depósitos. Pero las nuevas regulaciones bancarias no ayudan.

¿Qué se está haciendo mal?

Aquí está la gran pregunta. Algo se está haciendo muy mal para que los economistas no sean capaz de dar una solución contundente con todos los medios que tienen. 

Si partimos de la teoría keynesiana, deberíamos bajar impuestos, aumentar la inversión (que no gasto) publico y bajar los tipos de interés para generar mayor consumo y a su vez demanda agregada. 

Pero la inversión pública está parada, los impuestos se han subido y los tipos de interés están por el suelo. Y aquí tenemos una de las grandes incongruencias de esta crisis. 

Decía Sun Tzu, en el libro "el arte de la guerra" que:

"Orden y contraorden 
igual a desorden" 

Es decir, tenemos una política monetaria para un ciclo de recesión y una política fiscal para un ciclo de crecimiento. Y lo más probable que las dos politicas se anulen sin tener efectos positivos y sumando sus efectos negativos. 

Simplemente creo que estamos aplicando órdenes y contraórdenes a los distintos actores económicos. Y de esto exclusivamente sale desorden. 






¿Dónde debe centrarse el nuevo gobierno? 4 objetivos a largo plazo y 2 a corto

Listado de tareas para el nuevo presidente del Gobierno

Dado que tenemos unas nuevas elecciones en España, voy a intentar poner los puntos donde deberíamos pedir los compromisos propuestos de cada partido que concurre a las elecciones. Estas son para mí, los puntos claves que debe desarrollar el futuro gobierno, donde nos jugamos seguir permaneciendo en el grupo de países "punteros" o ir reduciendo nuestro peso en la economía global.

Si yo fuera el "jefe", sería los puntos que le exigiría al nuevo presidente que arregle en los próximos 4 años. Pero explicando el cómo. 

Si lees habitualmente mi blog, casi todos los temas los he tratado aquí pero creo que puede ser bueno hacer un resumen.

LARGO PLAZO

Corrupción. La pérdida de competitividad que genera la corrupción es muy importante. Además del impacto económico genera falta de innovación e inversión. Fundamental solucionarlo para modernizar este país.


Empleo. Aquí no existen excusas a la hora de atacar el principal problema de los Españoles pero, por desgracia, tampoco existen atajos. Abordar el problema desde los siguientes puntos aspectos:
    • Reconversión y/o creación de sectores de mayor productividad. 
    • Fomentar la transformación de sectores poco productivos hacia modelos de creación de valor. 
    • Reducir las barreas de entrada a las empresas de nueva creación creando una fiscalidad asociada a los ingresos y beneficios reales. 
    • La innovación debe ser el motor económico en 15 años y no el sector servicio. 

          Racionalización del gasto público. Asegurar que los gastos básicos del Estado están cubiertos en cualquier ciclo económico incluido el actual. Para ello, hay que gastar mejor, quizás menos, pero principalmente mejor.

          Educación. Es necesario un gran acuerdo para crear un modelo educativo con recorrido suficiente para dar sus frutos. No es de recibo que cada 4 u 8 años cambie el modelo. Este nuevo sistema debe asegurar la educación universal, no solo la obligatoria, y la competitividad de los universitarios cuando salen de la carrera. La educación ha sido la clave de nuestro desarrollo económico y social, y no podemos permitirnos perderlo.


          CORTO PLAZO 
          Plan de choque para la reducción de pobreza.  Aquí os dejo el documento de Caritas al respecto, por entender que es una ONG que no se debe presuponer una sesgo político hacia el actual gobierno. Es innegable la realidad y es prioritario actuar de manera decidida.


          Asegurar el fondo de garantía de las pensiones. Al ritmo actual, se acabará en pocos años. Es necesario una revisión a fondo del modelo actual para reducir el riesgo a futuro del sistema

          Seguro que faltan puntos, aunque para mí, son los más importantes, no necesariamente por orden de importancia. Como veis, no trato el cómo, si no el qué. El cómo, cada uno tendrá sus opiniones más que respetables porque para llegar a tu destino, siempre hay más de un camino. 

          Y a ti, ¿te falta alguna? ¿te sobra?


          Envíos de email erróneos y cambios del blog


          Si estás suscrito al blog, te habrán llegado actualizaciones por correo electrónico erróneos. Ante todo, disculpar las molestias.

          A partir de esta semana, os llegará desde una nueva dirección de correo (pedrobarqueroblog@gmail.com) y con un formato totalmente nuevo y que mejora la lectura. Es muy recomendable que agregues esta dirección a tus contactos. Espero que ya no tengas más problemas. 

          Estoy haciendo cambios en la plataforma de envío de correos, en el sistema de suscripción, en la herramienta para compartir en redes sociales y en la app para escribir desde el móvil. Es decir, muchos cambios en poco tiempo y algún problema me ha surgido. 

          Si te interesa conocer las aplicaciones que estoy usando y probando, os las cuento.

          a) SUMOME: pequeña aplicación que se instala en el blog y te permite funcionalidades adicionales. El pop-up de suscripción y los nuevos botones para compartir en redes sociales. 

          b) MailChimp: aplicación de envío de correos, quizás la mejor plataforma que existe. Permite tanto el envío de actualizaciones del blog como campañas especificas tipo newsletter o resúmenes mensuales. 

          c) Blogo. APP para móvil para crear entradas del blog. Mejora las funcionalidades de la app de blogger pero tiene algún que otro problema con las entradas en borrador que tengo que solucionar.

          Si estás suscrito al blog, cuéntame que te parece los nuevos mail con las actualizaciones. 

          Y si no estás suscrito, te animo a que lo pruebes y me cuentes tu experiencia. Darse de baja es muy fácil, puedes hacerlo cuando desees y exclusivamente te llegarán actualizaciones del blog o alguna newsletter que prepare. Nada de Spam, por supuesto. 

          Cualquier tema, aquí estoy para lo que necesitéis. 


          Los incentivos y los tipos de interés bajos. Desincentivando la competitividad

          Incentivos ante tipos de interés bajos.

          La palabra "incentivo" se utiliza habitualmente en economía como un factor clave para su mejora. En el pensamiento liberal, unos de sus pilares es la existencia de incentivos para el crecimiento que estimule la competencia. 


          Según la RAE, incentivo se define como:

          Estímulo que se ofrece a una persona, grupo o sector de la economía con el fin de elevar la producción y mejorar los rendimientos.



          Es decir, deben existir estímulos para que los agentes económicos mejoren la productividad. Por el contrario, si no existen estos incentivos, los agentes económicos (personas y/o empresas) no tendrán interés por ser más eficientes o productivos. 
          Dentro de estos incentivos, pueden crearse o aparecer los "perversos", aquellos que producen el efecto contrario. Últimamente se habla mucho del precio del dinero, tipo de interés, que se está fijando por los bancos centrales como un ejemplo.
          Para entender su impacto en las empresas del precio del dinero, hay que conocer cuáles son las variables que se manejan para invertir. Más allá de su necesidad estratégica u operativa, una empresa debe invertir en un proyecto sólo si tiene un retorno económico
          Para medir esta rentabilidad se compara los flujos monetarios que resultan de esta inversión con el beneficio que se generaría si se usará ese dinero para invertir sin riesgo o el coste que tiene para la empresa conseguir ese dinero. Es decir, si puedo depositar 1.000 euros o conseguirlo en el mercado a un tipo fijo del 3% sin riesgo, ese dinero lo invertiría sólo para dar un tipo de interés mayor del 3%. Y ese "mayor" sería variable en función del riesgo que se asume en la propia inversión. En deuda pública, a ese "mayor" se le denomina "prima de riesgo" o "riesgo país".
          Cuando los tipos de interés están muy bajos, como ocurre actualmente, aún manteniendo ese riesgo, se necesita menor rentabilidad para que un proyecto sea viable. Dos ejemplos para aclararlo, una empresa que fije un criterio que sea conseguir el doble de retorno que el precio del dinero para asumir una inversión:
          a) tipos de interés: 4%. Sólo iniciaría proyectos con retornos del 8%
          b) tipos de interés: 1%. Solo iniciaría inversiones con 2%
          El conseguir proyectos al 8% o 2% depende de varias variables pero si fijamos un sector, dependerá principalmente de la competitividad de la empresa. Conseguir el 8% sólo será posible en empresas eficientes mientras que el 2% podrá hacerlo casi cualquiera.  
          Como los periodos de recesión deben servir para "limpiar" el mercado de empresas ineficientes apareciendo otras más competitivas, los tipos de interés reducen este efecto manteniéndolas vivas y no dejando espacio a otras que puedan surgir. 
          Pero hay otro impacto relevante. Cuando los tipos de interés son muy bajos, se tiende a asumir mayor riesgo en las inversiones para conseguir mayor rentabilidad. En el segundo ejemplo, probablemente el 2% no sería suficiente y se fijaría un 4%, donde se asume 3 veces más riesgo financiero. 
          Esta suma de menores necesidades de rentabilidad y asumir mayor riesgo, crea un incentivo para mantener empresas y sectores ineficientes y con mayor capacidad de sufrir ante vaivenes del mercado. 

          No se permite esa "selección natural" de empresas y mantiene vivo sectores que han dejado de ser eficientes. Y especialmente, no permite la entrada de nuevas competidores que mejoren la productividad y estén más adaptados a las variables del mercado. 

          A todo esto se refieren cuando se habla de incentivos.

          ¿Estas de acuerdo con este planteamiento? ¿Crees que es importante la "selección natural" en los mercados?

          Directoriodblogs

          Bloguers.net

          Bloguers.net
          Comunidad Bloguers.net