¿Es real el cambio climático? La duda ofende


El llamado "cambio climático" sigue siendo un motivo de confrontación entre los colectivos que están de acuerdo o los que creen que son inventos de los ecologistas. Es este diálogo tan crónico que incluso se ha politizado. 

El mal llamado "cambio climático" es un proceso que tiene impacto a todos los niveles y, por supuesto, en los modelos económicos. Como afecta al sector primario principalmente, tiene un resultado claro en el precio de los alimentos y, como continuación, en los niveles de pobreza. 

La duda sobre si existe o no un cambio climático producido por el hombre no debería plantearse. Quizás la brutal simplificación que se hace de este proceso lleva a neófitos a expresar una duda razonable. Cuando se intenta explicar este proceso tan complejo con la temperatura en verano, la menor lluvia u otros fenómenos meteorológicos, es posible buscar excepciones que generen una duda, interesadas o no. 

Es importante entender que el hombre es poco sensible a las variaciones climáticas. Su capacidad de modificar el entorno le permite adaptarse a estas variaciones sin casi percibirlo. Sin embargo, los seres vivos en general, y las plantas en particular son muy sensibles a estos cambios. Si conoces algo de botánica, sabrás que existen especies que viven en una cara de un valle por el aumento de insolación y es incapaz de adaptarse a 500 metros más allá. Algo tan simple como este ejemplo, debería servir para asumir que existen equilibrios muy delicados en la naturaleza. 

Estos mínimos ajustes permiten a los científicos analizar las distintas poblaciones y su distribución, su evolución y demostrar cómo se está produciendo un cambio rápido en los ecosistemas que no puede ser explicado por un proceso natural. 

Existen otros ejemplos más "famosos" que siempre explico. Hace unos 30 años las cigüeñas todavía se iban en invierno al sur. Era incluso noticia en los telediarios. Ya llevamos unos años que no se van, pasan el invierno en la península. 

Es decir, existen pequeñas y rápidas modificaciones en los valores climáticos que se ve claramente en los ecosistemas y modifica las especies presentes. Es un fenómeno global, no solo en España, si se busca se encuentran muchos estudios, eso sí, bastante técnicos. 

Otro de las grandes dudas que se genera es por no conocer la diferencia entre climatología y metereología. Uno trata de variables generales de una zona y el otro de que fenómenos van a ocurrir en un lugar en un periodo corto de tiempo. Que mañana llueva no es relevante para el clima pero que este año 2017 sea el más caluroso de los registrados si parece un indicador interesante. 

Ahora bien, el resultado de este proceso va más allá de la subida de la temperatura. Realmente, los efectos principales son la variabilidad extrema de la metereología y los cambios en las especies en cada zona, incluido los agrícolas. Es decir, periodos largos de sequías unidos a periodos largos de lluvias. 

El efecto práctico podemos interpretarlo especialmente en los paises en vías de desarrollo que son los más sensibles a las malas cosechas. Las malas cosechas se producirán con su efecto de subida de precio de los productos de alimentación básicos con los riesgos de incrementos de hambrunas. 

Para los paises desarrollados, tampoco es transparente. La posible subida de precios de los alimentos, inflación, presiones migratorias e incluso problemas en sus propias zonas rurales, no deben ser descartados. 

Dudar del cambio climático es un pensamiento más ideológico que racional. La realidad, a veces mal explicada para llevar el mensaje al mayor número de personas, es indiscutible. Los efectos son evidentes y el motivo más que entendible (gases de efecto invernadero). Y sus efectos, los podemos percibir poco a poco en nuestras vidas y en la economía. Seguir negándolo no deja de ser "una patada para adelante". 





No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.