Las realidad económica es una y el resto son invenciones


Con esto de las elecciones nos han llenado de promesas electorales. No solo eso, después de los resultados hemos vuelto a oír más promesas. 

Vamos a recapitular. España tiene una recuperación débil y con una situación que sigue siendo muy complicada. Está intervenida, de facto, por el BCE que mantiene la "prima de riesgo" artificialmente baja y la UE que "aconseja" sobre nuestra política fiscal. Los desajustes presupuestarios del Estado siguen estando ahí y no parece que aumentarlos nos haya llevado por un buen camino. La deuda es muy alta y es una losa y, aunque exista una auditoría de la deuda que puede ser más que recomendable, eso no implica que se pueda dejar de pagar. Ya lo he comentado en alguna ocasión pero la deuda publica se paga con los impuestos futuros, no es gratis, si no todo lo contrario.

El paro y su resultado en los niveles de pobreza es el mayor problema que tenemos. Pero ningún país crea empleo con el sector público. Es así, una desgracia quizás, pero los mejores resultados en inversión pública se dan en países donde el Estado puede ser accionista de empresas privadas (Alemania y Francia, por ejemplo). Con lo cual, quien crea que de esta salimos invirtiendo el Estado en la economía productiva y aumentando la deuda, tiene todas las papeletas para equivocarse. Dicho esto, quien crea que se sale de esta con total flexibilidad laboral, también se equivoca y es difícilmente asumible el bajar impuestos con 2.000.000 de parados sin subsidio.




La salida viene de la creación de empleo privado con incentivos públicos sobre los impuestos a los beneficios, simplificando y abaratando los asociados al trabajo, beneficio e inversión. Al menos a corto y medio plazo. Tenemos que salir reduciendo el gasto público superfluo para asegurar los servicios sociales, reduciendo las estructuras improductivas del Estado y la inversión no prioritaria. Es ridícula tener que hacer recortes en Sanidad y seguir haciendo el AVE a León que no parece estrictamente necesario en la actualidad. 

Hay que crear industria de valor añadido, incentivar más la creación de empresas, reducir la presión fiscal sobre las de nueva creación, convertir las universidades en centros de I+D, poner el foco en el valor y competitividad y asegurar un mercado laboral que permita la estabilidad del empleo. Así se crea empleo de calidad porque las leyes únicamente no son bastante. Ninguna reforma laboral puede crear, por si sola, empleo estable, que nadie nos intente engañar.

La falta de consideración con los ciudadanos o con las empresas no deja de ser un discurso político antiguo y muy unido a la historia Española. La seguridad jurídica debe prevalecer en ambos casos y el futuro de las dos partes van unidos. No hay buenos ni malos.

Y otro discurso aburrido es "culpar" a Europa de todo. El futuro solo puede pasar por más Europa, no hay más opciones. Nuestro modelo debe ser el del Estado del bienestar y la democracia, base de la UE. No hay mejor modelo para las personas que el Europeo pero tiene sus reglas y hay que respetarlas y cumplirlas. No es perfecto en la actualidad, como ningún otro modelo, pero eso no lo hace desechable, al contrario, debemos hacer el esfuerzo de seguir mejorándolo.

Es injusto decir que no nos han ayudado en esta crisis, que Merkel es el "coco", que han hundido a Grecia, que es el responsable de los recortes. Eso no es verdad y es una aproximación simplista a la realidad.

Pero eso sí, cuando un político promete algo que sabe que no puede cumplir, está mintiendo. No los tomemos por ignorantes  que no lo son. El tiempo dirá de que pie cojea cada partido. 

Vayamos desgranando las posibilidades del nuevo gobierno:

a) Impuestos: bajar impuestos es muy difícil con la situación actual y subirlos sería volver a la caída del consumo privado. La mejora de recaudación debe venir de la mejora de los beneficios empresariales que son los que han faltado durante esta crisis.

b) Empleo: en las condiciones actuales no es probable una mejora de la calidad del empleo a corto plazo. Ni por futuras leyes ni por coyuntura. Si las empresas no lo quieren hacer, no lo harán y desinvertirán si hace falta. Llegar a un consenso de todos es la única vía para conseguirlo.

c) Déficit: su cumplimiento debería ser una meta irrenunciable pero asegurando, por encima de todo, los servicios públicos. Para ello reducir el tamaño del Estado en costes superfluos y fijar un criterio de optimización social y financiero.

d) Deuda: Hay que pagarla, no es ni discutible. No hay otra alternativa sobre todo si quieres seguir endeudándote.

e) Pobreza: Voy a ser "políticamente incorrecto": tenemos carreras universitarias vacías y salas de urgencias llenas. Hay que ponerse en serio a gastar donde se necesita. Por si tenéis duda si el Estado cada día gasta más, la evolución de los presupuestos nacionales.



Para terminar, los políticos tienen que ser honestos con las promesas porque las cosas son como son y no como queremos que sea.

No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.