Consentimiento informado



Desde hace ya unos cuantos años, los pacientes tienen derecho a conocer los riesgos y beneficios de las pruebas y tratamientos que los médicos le proponen. Este consentimiento informado, que deben firmar los pacientes antes de someterse a ello, asegura que existe la información necesaria para tomar una decisión. Aunque sea discutible que un paciente pueda entenderlo completamente, es una herramienta para reducir los riesgos del desconocimiento. El "yo creía" pasa a ser "yo lo sabia". Esta proceso se produce porque los pacientes no suelen tener conocimientos suficientes a priori para valorar los riesgos y beneficios pero deben tener capacidad de decidir.

Algo parecido ocurre con las grandes decisiones políticas y económicas. La población media debe tener capacidad de decidir y opinar, a través de referéndum u otros modelos participativos, pero es necesario que tenga información suficiente para poder hacerlo. Sin esta información, las decisiones se pueden tomar sin entender las consecuencias reales o, probablemente, sin comprender la probabilidad de que ocurra cada opción. Si nos fijamos en el ejemplo de la medicina, son técnicos (los médicos) los que nos recomiendan y explican cada opción, pero, incluso así, se estandariza la información para evitar la posible manipulación en la comunicación. En el caso de las grandes decisiones, tenemos dos principales actores, los políticos y los medios de comunicación. En el caso de los políticos, su objetividad y conocimientos técnicos no pueden ser considerados como altos. Y los medios de comunicación, no ocupan ese lugar.

En España, como en casi todos los paises, los políticos tienen un componente principalmente ideológico demasiado marcado que limita la objetividad de las propuestas. Pero más importante, no conseguimos transformar los mensajes políticos en algo alejado a los "climb" de los anuncios de televisión. Todo se convierte en blanco/negro o bueno/malo.

Y para las grandes decisiones, y como ejemplo podriamos fijarnos en el referendum del BREXIT, nada es tan sencillo ni existe una verdad absoluta. Cualquier decisión tiene sus riesgos, beneficios y perjuicios, siendo importante entenderlas para poder tomar una decisión. En la situación actual donde parece que la información suficiente para tener una opinión debe caber en 135 caracteres, se simplifica al máximo la complejidad de las situaciones  sustituyéndola por una opinión vestida de verdad.

En general, ningún tema relacionado con política internacional, conflictos o economía son sencillos. Todos tienen una complejidad de entendimiento, no sólo del diagnóstico de la situación actual, además de las implicaciones de los distintos caminos posibles. Ahora que estamos perdiendo la costumbre de leer antes de tener una opinión y nos basamos en el estudio de 3 o 4 tuit de los nuevos "líderes de opinión" para tener una creada, nuestra capacidad de opinar se basa simplemente en una idea simplista, principalmente ideológica.

Nos dejamos llevar por "paquetes de opinión" muy ligado a los mensajes asociados de nuestro partido preferido y su prensa asociada. Nos falta una opinión alcanzada a través del conocimiento y el razonamiento individual. Y para ciertas decisiones, más allá de ideología, se necesita un conocimiento profundo que solo se llega leyendo o escuchando todas las opiniones y mientras más divergentes mejor. 

No nos engañemos, el mundo actual y en cualquier disciplina, es complejo y no se puede explicar con cuatro frases hechas simples. La rapidez, sencillez y la falta de profundidad de los conocimientos no debe imperar en las opiniones. Nunca más que ahora cualquier tema debe abordarse con el nivel de complejidad que se merece. Los extremos o la simplicidad absoluta no suele dar respuesta a estos problemas, simplemente crea mensajes publicitarios usados en el actual marketing político. Los mensajes clave para el Brexit, Cataluña, Siria o Trump, por usar ejemplos actuales, no pueden caber en el tiempo de un anuncio de Fairy. 

¿Y como se evita esto? Leyendo mucho. La lectura de distintas opiniones, mejor contrapuestas, permite crear la nuestra mucho más fuerte y razonada, menos voluble a los políticos y, por supuesto, mucho menos manipulable. Porque la manipulación actual del conocimiento y opinión es brutal, tanto que se ha conseguido los "paquetes de opinión" que son estandar por ideología. 

Ahora, más que nunca, el conocimiento nos hace libres ante la manipulación actual de la información. 










2 comentarios:

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.