La globalización y sus efectos a largo plazo


Es un discurso muy habitual y desde hace unas décadas, cuando se habla de globalización se critica el uso de mano de obra "barata" en países menos desarrollados. Hace poco Evole, periodista Español, hacía un programa sobre las fábricas textiles que creó una convulsión de opinión sobre las grandes corporaciones y las condiciones en las que trabajan.

La globalización económica se basa en la eliminación de barreras aduaneras para el comercio entre países. Llegas a acuerdos con otro país en legislación aplicable, cuotas y fiscales y se empiezan a realizarse transacciones económicas de manera "cuasi" libre. 

Si pensamos en Europa o Estados Unidos, lo habitual es transferir la producción a zonas de menores costes laborales, manteniendo el diseño y la innovación en el país de origen. O dicho de otra manera, transfieres la actividad de menor valor añadido. Así, reduciendo costes, puedes incrementar beneficios y ser más competitivo.

Este fenómeno, que ha desarrollado grandes zonas industriales permitiendo un desarrollo económico  gracias a un proceso de "transferencias de rentas del trabajo" y de conocimiento. Existía un principio que decía que al realizarse las funciones de mayor valor añadido en los paises origen, con un crecimiento perpetuo de las economías, permitirían incrementar los salarios y aumentar la calidad de vida en nuevos sectores. Durante las primeras décadas de la globalización, el sector servicios ha sido capaz de asumir esa mano de obra que quedaba disponible.

Pero este proceso ha tenido dos efectos principales a largo plazo. Uno, evidente, los paises receptores de rentas, si son capaces de crear clase media y centrar su formación en la innovación, empiezan a competir no sólo en la producción también en el I+D+i con los paises desarrollados. La India tiene más ingenieros que USA, en España el terminal más vendido el último trimestre es de marca y diseño Chino y así podríamos seguir con multitud de ejemplos. Han dejado de competir con el precio para competir en un mix de innovación/precio que tiene difícil replicabilidad. Es decir, están generando una ventaja competitiva.

Pero hay otro efecto "perverso" para los paises que iniciaron este proceso. La pérdida de industria que ataca directamente a su clase media y que necesita reconvertir, hacia otras actividades de mayor valor añadido, a un importante segmento de población sin una formación específica. En el casos de jóvenes, tiene que venir desde una política educativa focalizada a esos grupos de actividad económica. Sin embargo, en los grupos intermedio de edad, ciertas zonas geográficas o población con menos acceso a la educación, esa reconversión es compleja y no se está dando. En países como USA y ciertos países de Europa, es un problema creciente. 
En el fondo, lo que os encontramos es una falta de planificación y estimación de los riesgos en paises que no han sabido leer un futuro donde han menospreciando el potencial de países en vías de desarrollo. Los que han recibido las industrias, nos están ganando no en el coste de la mano de obra como se dice habitualmente si no con la innovación. China, por ejemplo, poco a poco subirá su coste hora pero a la par desarrollo centros de I+D que pueden ser (alguno ya lo son) mejores que los Europeos o Americanos.

Este proceso de creación de ventajas competitivas y, a la par, la lenta destrucción de las clases medias está generando una catarsis a todos los niveles, desde el orden político interno hasta un nuevo orden mundial. La globalización no solo ha transformado las relaciones comerciales y culturales, también está cambiando las sociedades tanto receptoras como emisoras de divisas. 

El futuro estará en la compatibilización de las dinámicas comerciales y de consumo con la adaptación de los modelos productivos para poder seguir generando valor

No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.