La buena noticia de Artur Mas. Un fondo hará de banco central


Hace unos días escuché a Artur Mas hablar del "proces", o lo que es lo mismo, los pasos que está dando los políticos catalanes para montar una república idealizada en Cataluña separada de España. 

Cómo todos los fenómenos nacionalistas, su discurso está cargado de buenas intenciones, culpabilización de un tercero, un especie de superioridad económica cuando no "genética" y muchas medias verdades o, incluso, flagrantes mentiras. El discurso político nacionalista catalán tiene grandísimas lagunas conceptuales y, sobre el tema económico y político, incluso grandes mentiras que ocultan la viabilidad a corto y medio plazo de una posible independencia. O al menos, la repercusión sobre el ciudadano.

En ningún caso puedo, ni quiero, criticar un sentimiento, que debe ser siempre respetado, somos y pertenecemos a Estado de Derecho que permite la libertad de opinión y expresión. Pero si que se puede, y se debe, hacer una crítica sobre el discurso y sus bases tanto del posible proceso en sí como de las consecuencias que puede tener para el ciudadano. En el fondo, hay que intentar descifrar las posibles consecuencias para que, con toda la información disponible, el ciudadano tome partida desde un punto de vista de sus consecuencias. 

Eso si, no hay que olvidar que todos los movimientos nacionalistas tienen un componente, en mayor o menor medida, de racismo y xenofobia, algo que no es nuevo ni debe sorprender. "Estaremos mejores sin ellos", sean quienes sean esos ellos, siempre está en la base ideológica donde se apoya esta idea. Por ello, nunca entenderé de dónde viene ideológicamente los apoyos a este proceso. 

Y en un momento donde parece que se acelera el proceso, Artur Mas, ha soltado dos "perlas" que sonaban a victoria pero que, usando una reflexión tranquila, son el claro ejemplo de los riesgos para el ciudadano ante este proceso y que no está tan claro la posibilidad real de llevarlo a cabo.

Por un lado, avanzó que había 11 países europeos que reconocerían a Cataluña como nación. Puede sonar como un éxito en el caso que así fuera pero francamente es una birria. No nos engañemos ni engañemos a nadie, para ser reconocido como país tienes que pasar un proceso muy complejo que se basa en el reconocimiento mutuo entre países. 11 países Europeos son más que insuficientes, si entre ellos no están Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, excluyendo España de esta lista. Solo la falta de uno de ellos hace prolongar el proceso durante años cuando no décadas con los grandes inconvenientes que pueden tener. Si alguien piensa, o quiere hacer pensar, que estos países reconocerán rápidamente un territorio ante una "desconexión unilateral" de un país soberano, democrático y miembro de pleno derecho de todos los organismos internacionales, es que no saben nada de política internacional ni de como funciona la relaciones diplomáticas entre paises. Simplemente, no hay ningún ejemplo en los últimos 70 años de algo parecido que puede ser referencia. 

Hay que añadir que para pertenecer a la Unión Europea, un requisito básico es ser un Estado reconocido. Más allá de que se dejarían de aplicar la legislación europea ante la desconexión tal y como se ha explicado claramente, la posibilidad de acceder a la UE solo podría comenzar una vez fuera reconocido como país de pleno derecho internacionalmente. 

Y la otra "filtración" para ver avances fue el hecho que un fondo de inversión iba a hacer de Banco Central de Cataluña. Esto, analizado con calma, es el principal motivo para entender que el actual "proces" es un verdadero disparate desde el punto de vista de viabilidad. Me intentaré explicar.

Los bancos centrales tienen un objetivo que puede ser controlar la inflación, como el BCE, o mantener el crecimiento económico, más similar al FED. En principio, los bancos centrales no tienen objetivos de beneficios. Para ello tiene dos herramientas principales, el volumen de moneda en circulación dentro de la economía y las tasas de interés a la que presta el dinero. No entraré cual sería la moneda a usar que da para una entrada específica por la posibles implicaciones de indexarse a una moneda externa a la economía. 

Un fondo de inversión solo y exclusivamente tiene un objetivo: ganar dinero dentro de un tipo de inversión y nivel de riesgo que está definido a priori y es vinculante para sus participes. Es decir, unos fondos ofrecen rendimientos bajos a cambio de bajo riesgo y otros riesgo alto con beneficios potenciales altos. Dado que no siempre es fácil catalogar el riesgo, usan los datos de las agencias de calificación. Ningún fondo de riesgo bajo (busca inversiones de bajas rentabilidad) puede comprometerse a ser el Banco Central en Cataluña porque, a día de hoy, su rating es "especulativo", es decir, muy alto riesgo de impago. Y en el caso de desconexión, por motivos evidentes, su rating solo podría empeorar al menos temporalmente. Con ello, solo los denominados habitualmente "fondos buitres" pueden asumir esa función. Este tipo de fondos buscan rentabilidad alta porque asumen un muy alto riesgo. O lo que es lo mismo, el nuevo Estado estaría en manos de un grupo de inversores especulativos que suelen trabajar con una ventana de tiempo relativamente corta.

Se podría pensar que el rating de Cataluña es tan malo porque pertenece a un Estado muy endeudado y que, una vez independizado, mejoraría rápidamente. Pero el propio hecho de recurrir a un fondo explica que la valoración es correcta. Las agencias de rating usan multitud de variables entre ellas la seguridad jurídica, el apoyo internacional, los flujos económicos y las capacidades de autofinanciación. Todas ellas justifican esta valoración.  
Pero hay más, escribía hace bastante esta entrada sobre los requisitos para independizarse ¿Qué necesita un territorio para independizarse?, y el segundo punto eran divisas suficientes. Como cuando uno se quiere ir de casa o tiene dinero o alguien se lo presta. Y si alguien te lo presta y es un fondo de inversiones especulativas, lo hará a precio de especulación y con contrapartidas ante los impagos, véase Grecia. 

Es decir, una Cataluña independiente debería acudir a los fondos especulativos para poder financiarse porque parece evidente que no tendría liquidez suficiente, lo cual no es ninguna sorpresa. Los nuevos mecanismos fiscales del Estado no generarían suficiente caja.  

Es decir y como conclusión, ni habría un reconocimiento masivo dentro de Europa y la financiación del Estado estaría en manos de fondos especulativos. Estos dos términos tendrían consecuencias dolorosas para el ciudadano que no tuviera doble nacionalidad. Si alguien puede pensar que la Troika, FMI y Banco Mundial son el claro ejemplo del capitalismo más neoliberal, los fondos de inversión especulativos tienen como único criterio el beneficio y, a ellos, si que definiría claramente como neoliberales. 

Cada uno puede sacar sus propias conclusiones. Lo realmente duro es que los que dirigen el proceso conocen estas consecuencias y no las explican, parece que vale cualquier cosa con tal de llegar al objetivo de la independencia. A día de hoy, y para el ciudadano que quiera mayor autogestión, la independencia es la peor solución a corto y medio plazo. A largo, será en función de las decisiones que se tomaran pero partiendo de una situación muy compleja. 


No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.