¿Llega la estanflación? ¿Qué riesgo tiene?



Hace unos años, me encargaron hacer un ejercicio para buscar y seleccionar un par de países para implantar una operación. Revisando los datos de los distintos países, uno de los indicadores que manejamos en ese momento fue el riesgo país. Este concepto era un indicador que solo usaban los economistas. Años más tarde, se convirtió en una palabra mucho más famosa, la "prima de riesgo" que abría todos los telediarios con su evolución.

Cuando un concepto económico empieza a verse en medios masivos, debemos habitualmente preocuparnos. Una de estas palabras puede será la estanflación.  

Si recordamos que la inflación es la subida de los precios generales de un territorio, la estanflación se produce cuando el incremento de inflación está acompañado de una recesión económica o, en este caso, una tasa de paro alta. 

No hay que saber de economía para entender que una subida de los precios, si es muy alta como por ejemplo un 5% anual, es un fenómeno muy peligroso porque tiene unos efectos muy negativos sobre el valor adquisitivo y los ahorros de las familias sin olvidar la rentabilidad de las empresas. Para controlar los precios y tener inflaciones por debajo de un 3%, valor teórico máximo en economías maduras, las medidas se centran en "enfriar" la economía, por ejemplo fomentar la reducción del consumo. 

Sobre el paro, no hay mucho que decir, tasas de paro altas son muy perniciosas y para combatirla hay que "calentar la economía". Bien sea incrementando las exportaciones, el consumo y las inversiones públicas o bajando impuestos, reduciendo las restricciones en el mercado laboral o una larga lista de posibles medidas. 

Simplificando, para reducir la inflación hay que aplicar medidas contrarias a aquellas que tendríamos que tomar para reducir el paro. O una cosa u otra.

Ahora bien, de esta crisis debemos aprender que, en macroeconomía, si se intenta "nadar y lavar la ropa", no consigues ninguna de las dos o, al menos, se alargan los ciclos económicos. 

Es decir, en el caso que nos ocupa, tenemos una inflación que empieza a crecer de manera rápida y un mercado laboral que, aún recuperándose, está muy lejos de sus valores aceptable. 



Si la inflación sigue subiendo, se tendrá que decidir controlarlo con las medidas necesarias pero con una ralentización de la mejora del mercado laboral. Hay que recordar que las medidas para atacar la inflación tiene mucho que ver con la política monetaria, en manos del BCE. 

Y tirando un poco de historia, cuando España tenía unos crecimientos muy altos, el BCE hacia políticas para "calentar" la economía debido a la situación de Alemania y Francia. Es decir, el BCE siempre actuará para las economías más grandes aunque tenga que penalizar al resto. Si la inflación no es general en la zona Euro, es probable que el BCE no actúe en consonancia con un posible problema localizado exclusivamente en España. 

Además, si empieza a crecer el consumo interno y el petróleo sigue aumentando de precio con el acuerdo de la OPEP, es previsible que la inflación siga aumentando. ¿Hasta qué niveles? Esperemos que poco pero con un 18% de tasa de paro, una recuperación todavía incipiente con posibles baches,  cualquier medida que afecte negativamente a la creación de empleo se convierte en grave. 

Lo mejor, que se quede en un entorno académico la palabra y no salte a los medios masivos. Sería una mala noticia que todos conociéramos  la definición. 

No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.