Otra vez Francia. #noalterrorismo


Otra vez Francia ha sido victima de un ataque terrorista. El último mes está siendo especialmente sanguinario en Yemen, Irak y otros muchos lugares. 

Tengo mucho contacto con Francia, trabajo en una empresa de allí, y esta situación me afecta especialmente. Todos los muertos son iguales, todos, pero es humano que afecten más los que tenemos más cerca. 

Montarse en un camión e intentar atropellar al máximo número de personas matando a más de 80 no tiene ningún tipo de justificación. No hay ningún motivo que pueda ser esgrimido ante una acción de este tipo y debemos asumir que estamos obligados a hacer todo lo posible para intentar que no ocurra más. 

La propia justificación de lo motivos, sus razones o culpables más allá del propio terrorista, nos lleva a intentar empatizar con personas cuya única finalidad es hacer el máximo daño posible. No tiene nada que ver con motivos religiosos, geográficos o políticos. Son asesinos sin más que harían estas acciones con cualquier excusa. 

Pero por otro lado, no debemos caer en la generalización por religión o color de piel. Estos planteamientos generan injusticia ante una gran mayoría de gente de bien. La cultura democrática, el imperio de la ley, la falta de fisuras sociales, la inclusión de los colectivos más desfavorecidos y las herramientas policiales y de inteligencia son las que deben ser usadas para luchar contra un enemigo que no sabemos donde se esconde. 

Pero en este caso, sabemos que sus instigadores están en Siria e Irak, librando una guerra. 

Y creo que debemos apoyar con toda la contundencia necesaria a aquellos que están perdiendo la vida para defender su país pero, no olvidemos, también nuestra frontera. No sirve mirar hacia otro lado, tenemos la obligación moral de ayudarlos, tanto a los que están librando la guerra como los que han tenido que huir de su tierra. Y no caer en juicios de valor simplistas ni culpar a colectivos que nada tienen que ver con estos asesinos. 

Por desgracia, el uso de la fuerza es necesaria en ocasiones. Pretender dialogar, a día de hoy, con un ejército como el EI es imposible. Para llegar a tener paz, a veces, solo se consigue a través de la guerra. 

Esperemos que Europa en general y España en particular, asuma su responsabilidad como parte de un conflicto cuya distancia física no debe ocultar que sus consecuencias y riesgos son cercanos.  


No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.