Los incentivos y los tipos de interés bajos. Desincentivando la competitividad

Incentivos ante tipos de interés bajos.

La palabra "incentivo" se utiliza habitualmente en economía como un factor clave para su mejora. En el pensamiento liberal, unos de sus pilares es la existencia de incentivos para el crecimiento que estimule la competencia. 


Según la RAE, incentivo se define como:

Estímulo que se ofrece a una persona, grupo o sector de la economía con el fin de elevar la producción y mejorar los rendimientos.



Es decir, deben existir estímulos para que los agentes económicos mejoren la productividad. Por el contrario, si no existen estos incentivos, los agentes económicos (personas y/o empresas) no tendrán interés por ser más eficientes o productivos. 
Dentro de estos incentivos, pueden crearse o aparecer los "perversos", aquellos que producen el efecto contrario. Últimamente se habla mucho del precio del dinero, tipo de interés, que se está fijando por los bancos centrales como un ejemplo.
Para entender su impacto en las empresas del precio del dinero, hay que conocer cuáles son las variables que se manejan para invertir. Más allá de su necesidad estratégica u operativa, una empresa debe invertir en un proyecto sólo si tiene un retorno económico
Para medir esta rentabilidad se compara los flujos monetarios que resultan de esta inversión con el beneficio que se generaría si se usará ese dinero para invertir sin riesgo o el coste que tiene para la empresa conseguir ese dinero. Es decir, si puedo depositar 1.000 euros o conseguirlo en el mercado a un tipo fijo del 3% sin riesgo, ese dinero lo invertiría sólo para dar un tipo de interés mayor del 3%. Y ese "mayor" sería variable en función del riesgo que se asume en la propia inversión. En deuda pública, a ese "mayor" se le denomina "prima de riesgo" o "riesgo país".
Cuando los tipos de interés están muy bajos, como ocurre actualmente, aún manteniendo ese riesgo, se necesita menor rentabilidad para que un proyecto sea viable. Dos ejemplos para aclararlo, una empresa que fije un criterio que sea conseguir el doble de retorno que el precio del dinero para asumir una inversión:
a) tipos de interés: 4%. Sólo iniciaría proyectos con retornos del 8%
b) tipos de interés: 1%. Solo iniciaría inversiones con 2%
El conseguir proyectos al 8% o 2% depende de varias variables pero si fijamos un sector, dependerá principalmente de la competitividad de la empresa. Conseguir el 8% sólo será posible en empresas eficientes mientras que el 2% podrá hacerlo casi cualquiera.  
Como los periodos de recesión deben servir para "limpiar" el mercado de empresas ineficientes apareciendo otras más competitivas, los tipos de interés reducen este efecto manteniéndolas vivas y no dejando espacio a otras que puedan surgir. 
Pero hay otro impacto relevante. Cuando los tipos de interés son muy bajos, se tiende a asumir mayor riesgo en las inversiones para conseguir mayor rentabilidad. En el segundo ejemplo, probablemente el 2% no sería suficiente y se fijaría un 4%, donde se asume 3 veces más riesgo financiero. 
Esta suma de menores necesidades de rentabilidad y asumir mayor riesgo, crea un incentivo para mantener empresas y sectores ineficientes y con mayor capacidad de sufrir ante vaivenes del mercado. 

No se permite esa "selección natural" de empresas y mantiene vivo sectores que han dejado de ser eficientes. Y especialmente, no permite la entrada de nuevas competidores que mejoren la productividad y estén más adaptados a las variables del mercado. 

A todo esto se refieren cuando se habla de incentivos.

¿Estas de acuerdo con este planteamiento? ¿Crees que es importante la "selección natural" en los mercados?

No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.