Mercados Financieros ¿Qué son?

¿Quién compra deuda pública? O ¿qué hace el banco con mi dinero?

Hay muchas preguntas que nos hacemos que son explicadas entendiendo que el dinero se mueve de una manera particular porque es un producto más, similar al oro o a la soja.

Todo empieza con un excedente. Uno de los agentes económicos (persona física, empresa, Estado, etc) tiene un sobrante de dinero que, lícitamente, pretende sacar un rendimiento económico.

Para conseguir este rendimiento debe buscar otro agente económico que lo necesite para algún fin y que esté dispuesto a pagar un tipo de interés por él. Puede ser una empresa que quiera hacer una inversión, un particular para comprar una casa y necesite hipotecarse o el Estado para cubrir sus gastos. 

Ahora bien, para que la oferta de dinero y la demanda se encuentren, tienen que existir lugares físicos y/o intermediarios. De manera general, el lugar físico (aunque ahora sean más electrónicos) es La Bolsa y/o los bancos y los intermediarios son, principalmente, los bancos.  Y a todo este entramado, es lo que se denomina habitualmente "Mercados Financieros".

Es decir, los mercados financieros cumplen como función principal el de unir oferta y demanda de dinero. Sin este mercado organizado, sería difícil que se encontraran en el momento justo y por el importe/plazo deseado. O dicho de otra manera, asegura la "liquidez" debido a la cantidad de agentes que intervienen a la vez en un mismo lugar. 

Evidentemente cada participe de este mercado puede tener un objetivo distinto. Desde el ciudadano que quiere ahorrar para su pensión a 20 años vista hasta la empresa que quiere construir una nueva fábrica, pasando por quien quiere sacarle rentabilidad durante 15 días a un exceso de liquidez. Y para cubrir todo el abanico de oferta y demanda existen multitud de productos de inversión, desde los más simples como las cuentas bancarias remuneradas hasta los muy complejos como los Forex. Pero todos cumplen la regla de que sirven para cubrir toda la oferta y la demanda de dinero. 

No se puede terminar de hablar de mercados financieros sin comentar la diferencia entre invertir y especular. Podemos decir que invertir es a medio y largo plazo y especular es a corto. Pensar en que invertir es en medios productivos y especular solo pretende "ganar dinero", no deja de ser un error que simplifica los mecanismos de funcionamiento del dinero.

Los mercados financieros, y sus agentes que somos todos, son fundamentales para el funcionamiento de la economía porque cubre una demanda y genera liquidez. Estos dos conceptos son clave para entender los riesgos que se corren cuando existen desajustes. 

Por último, resaltar que, evidentemente, existe una clara relación entre la economía real (nuestro día a día) y el funcionamiento de los mercados financieros. Pretender separarlos es una simplificación. Si los particulares no tienen acceso al crédito, baja el consumo. Y si las empresas no lo tienen, no pueden crear empleo. Solo recordar la crisis española, explicada en estas tres entradas del blog (Crisis Española).

Claro que pueden existir desajustes de precio, por ejemplo creación de burbujas (Impacto creación de burbujas) o situaciones donde se ha creado graves problemas debido a la falta de regulación, pero esto no debe esconder que no existe nada malo en los mercados financieros si no en el uso que se hace de ellos. 

¿La industria automovilística es despreciable? No, aunque existen agentes que han realizado acciones poco éticas en ella.  

No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.