No es únicamente China. Es mucho más



Siempre que la bolsa tiene variaciones fuertes, se busca una explicación para ello. Siempre hay una, más o menos verosímil, que justifica el movimiento. Que si la guerra en Siria, datos publicados, precio del petróleo o un largo etcétera se leen en cada movimiento.

Estamos en el peor arranque de año de la bolsa desde el 2000 y, claro, se busca el culpable y hemos encontrado a China. Los mercados emergentes, con China a la cabeza, no tuvieron durante la crisis del 2007 un impacto demasiado fuerte. Pero los 8 años que lleva Europa y USA embarrados en medidas anticrisis, ha ido produciendo desequilibrios y desgaste en sus economías.

El primero y, desde mi percepción, fundamental ha sido la reducción del consumo. Sus clientes principales dejaron de consumir y, ante este descenso, optaron por cubrirlo con demanda interna. Pero no llega a cubrir una bajada tan prolongada generando una sobrecapacidad industrial apoyada en un nivel de endeudamiento privado muy alto gracias al bajo precio del dinero.

Pero no solo eso, el endeudamiento público, creado principalmente en dólares, es mantenible siempre que no suba esa moneda, situación que es previsible que ocurra.

Y más, hay que añadir que, el bajo nivel de consumo, ha reducido el precio de las materias primas, siendo la principal fuente de exportación de los emergentes, empeorando su balanza comercial y aumentando su déficit público.

Pero hay más, empresas de Europa y USA tenían en esos países emergentes su diversificación geográfica para reducir el impacto de la crisis en sus áreas de influencia, con lo cual, tienen un alto grado de riesgo a las turbulencias en los emergentes.

Y además, el petróleo que con precios por debajo de 40€ puede hacer caer grandes economías de referencia (Rusia, Arabia Saudí, Venezuela).

Y a más, el fin de los programas expansivos monetarios en USA, lleva a turbulencias en los mercados financieros debido a la nueva perspectiva de riesgo en las inversiones realizadas.

Y siguiendo con España, mejora ligeramente el consumo pero en una situación de falta de gobierno que no parece que tenga solución a corto plazo. Y somos "sistémicos" para la UE, lo cual hace que se convierta en un problema global. A esto, hay que añadir la situación en Cataluña que pesa un 18% del PIB.

Y la deuda global ha aumentado de manera muy representativa durante esta crisis y, las subidas de tipos, van a producir grandes necesidades de ajustes públicos y privados.

Es decir, tenemos la economía mundial atada con alfileres, con posiblemente la burbuja financieras con niveles nunca vistos. Alguien podría pensar que son únicamente los mercados financieros los que están en riesgo pero, hay que asumir, que esa distinción entre ecónomia real y financiera no existe. Son la misma pero con ciclos no exactamente iguales en el tiempo pero bastantes sincronizados.

Hoy es China, pasado será Brasil, después Siria y seguiremos buscando culpables donde hay un contexto general que nos encamina a turbulencias constantes durante el 2016.

Os dejo una frase que hay que grabársela a fuego sobre los inversores "el dinero es miedoso" y, a día de hoy, hay mucho miedo sobre los próximos meses.







Emoticon Emoticon