Un poco de historia de la crisis económica III

Pues llegamos a septiembre del 2008. Recordemos, por si no lo habéis leído, la dos entradas precedentes a esta serie.  (Primera entrada y segunda

Un país endeudado sobre dos burbujas, una financiera y otra inmobiliaria. 

En septiembre, Lehman Brother se le deja caer. El gobierno Americano, gobernado por Bush, decide no rescatar este banco que había asumido un nivel de riesgo excesivo, entre otras cosas por unos productos financieros con un peso relevante en hipotecas subprime Americanas. Las subprime eran aquellas hipotecas con alto interés pero una probabilidad de impago muy altas y añadido a que en USA existe dación hipotecaria, una bomba de relojería para los propietarios de la deuda.

Los bancos, incluidos los nacionales, se encuentran en una situación donde no conocen con exactitud qué impactos tienen en sus balances de estos productos. Y como medida de protección, dejan de prestarse entre ellos  y a sus clientes, para intentar reducir el riesgo de sus balances.

En el día a día o en la "economía real", lo que ocurre son dos efectos:

a) automáticamente se quitan pólizas de créditos a las empresas pequeñas de sectores vulnerables, especialmente construcción.

b) Paralizan cualquier hipoteca y crédito tanto a particulares y/o empresas.

Esto se produce en 3 meses, no es un proceso en un año donde las empresas pueden ir adaptándose al nuevo entorno. 

Y, con un efecto cascada, las empresas dejan de tener liquidez y pagar a sus acreedores. Estos impagos llevan a la quiebra a empresas que a su vez dejan de pagar y despiden a lo empleados. Estos empleados dejan de consumir y son un gasto adicional al Estado. El Estado reduce sus ingresos por menores impuestos (sociedades e IVA) y aumenta sus gastos por el mayor paro. 

Por otro lado, los bancos empiezan a tener impagos elevados y bienes, que avalan hipotecas, sin valor real del mercado.

Estos dos efectos, producen una destrucción de un gran volumen de empresas, se destruye empleo rápidamente, desaparece la demanda de un sector muy relevante en la economía,  aumenta rápidamente el déficit del Estado y pone en riesgo el sistema financiero nacional. 

Hay que entender que los bancos estaban en peligro de quiebra, no es motivo de esta entrada la explicación, pero la situación era muy dañina tanto para lo bancos, depositantes y accionistas. Y actuaron, llevados por el miedo reduciendo (o intentando) su deuda, con terceros. 

En simplemente un año, pasamos de tener una "economía de Champion" a una situación de "tormenta perfecta".

El crecimiento desmedido de la economía sobre sectores muy cíclicos, de baja productividad, altamente apalancados y con una alta dependencia del consumo interno impidió un proceso ordenado de transformación del mercado laboral. Y el paro se disparó a niveles impensables solo 2 años antes.

Y así fue como nos encontramos con un montón de problemas que se gestionaron de manera casi improvisada. También es justo decir que, en esa época, nadie tenía claro nada. Ni los economistas ni los políticos. El problema fue de tal dimensiones y tan rápido que nadie supo corregir los problemas que acuciaban día tras día, ni incluso interpretar la situación correctamente. 

Se intentó, incluso, aumentar el gasto público hasta llegar a déficit por encima del 10%, intentando que el efecto multiplicador mantuviera vivo el tejido empresarial y los empleos, pero el circuito del dinero estaba roto. Se subieron impuestos para bajar el déficit que contrajo aún más el consumo y la economía. Y todo continuó yendo a  peor.

Probablemente el fin de la improvisación llegó con el "rescate" bancario. Se puede llamar de muchas maneras pero España quedó intervenida, de una manera suave, al pedir un crédito de 100 mil millones de euros para recapitalizar los bancos. 

Aprendimos que es la "prima de riesgo" y la seguíamos diariamente. Es curioso que este indicador siempre se ha definido como "riesgo país" pero decidimos utilizar un eufemismo.

El objetivo de estas entradas no era explicar cómo se actuó frente a la crisis si no los motivos "de fondo" que la produjeron. La pregunta ahora es:

¿Estamos en la misma situación del 2008? ¿Nuestra economía es igual de vulnerable? 



No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.