Las editoriales. La lectura del mercado

La lectura de editoriales en los mercados

Existe una frase muy típica de las grandes empresas que es "hay que leer el mercado"

¿Pero qué significa? ¿Es tan importante?

Voy a explicarlo con un ejemplo porque detrás de esa frase está el éxito o el fracaso de las empresas e incluso sectores completos. Y debería ser usada en todas las empresas independientes de su tamaño. 

"Leer el mercado" es tener la capacidad de entender que valora el consumidor. O, siendo más estratégico, lo que va a valorar en el futuro. Y, entender qué hace, por qué y quién es tu competencia. 

Voy a intentar poner un ejemplo. Los libros. Hace años, la única preocupación que existía era la piratería. Para ello, se buscó legislar contra ella, no se potenció los libros electrónicos y los pocos que se vendían eran con DMR, una firma electrónica que no permitía compartirlo con más de 5 dispositivos. La piratería no se redujo si no, al contrario, se hizo más grande. 

Los que teníamos un libro electrónico sin capacidad de leer DMR, por ejemplo Kindle, no podíamos comprar libros digitales en España. O si lo hacíamos, lo primero era quitar el DMR para poder leerlo. Estoy seguro de que, los que compramos lo primeros ebook en Amazon USA, éramos todos grandes lectores. Pero, aunque quisiéramos, no nos dejaban leer. 

En este primer cambio del mercado, se migraron clientes a un tipo de uso distinto al tradicional y, el sector lejos de facilitarle esa adaptación, solo puso trabas a ese cambio. Y además, a un segmento de mercado probablemente de alto valor. 

Después de esto, llegó Amazon a España y todo cambió. Estos si leyeron el mercado correctamente. 

Amazon ha creado un ecosistema digital para sus dispositivos tanto para el lector como para el escritor. Autoedición, bajos precios, margen bajo de intermediación, simplicidad, catálogo muy amplio y, últimamente, tarifa plana de lectura. Y lo que ha conseguido que los propios escritores hagan publicidad tanto de sus libros como de la plataforma. Y encima sin un modelo de costes con gran peso de inmovilizado en punto de venta y almacén. 

¿Y que hacen las editoriales? Seguir luchando contra la piratería, generándose mala imagen y enrocados en un modelo que, quizás, se fue para no volver. 

Esta es la diferencia entre leer el mercado y una resistencia al cambio que te saca del mercado, o al menos, te hace perder mucho valor generado. No han evolucionado hacia un modelo de cubrir los nuevos hábitos de uso. Para los lectores digitales, las librerías son solo escaparates donde ver lo que compramos en otros comercios. Siempre me he preguntado por qué no puedo comprar un libro digital en una librería igual que compro uno en papel. 

Se puede culpar a la piratería, que parte de culpa tiene, pero lo que ha faltado en este sector es una adaptación de sus costes y modelo a una realidad que ha cambiado. No han entendido los hábitos de uso, que luchar contra la piratería es una batalla perdida, que hay que competir por precio y servicio, que su canal de distribución debe evolucionar, que su competencia ha cambiado y que el margen está en el comprador.

Y un punto importante, cada libro descargado no es un libro menos vendido. Eso es una aproximación absurda a este nuevo entorno. 

Esto no es una apología a la piratería, todo lo contrario, creo que es una respuesta a una necesidad no cubierta por las empresas. Siempre han existido las fotocopias de libros, esto no es nuevo, pero la nuevas tecnologías simplifican este fenómeno. 

Para sobrevivir en un entorno cambiante hay que adaptarse a él y no al revés. Por esto es tan importante "leer el mercado".



No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.