Teoría Económica VIII: Burbujas



Existen algunas conceptos que en economía se han estudiado muy poco. Algunos por la complejidad de repetir los escenarios. Y otras veces porque no hay demasiado interés en explicarlas. Este es el caso de las “burbujas”, se amenazan con ellas, hacen caer economías completas pero en la literatura hay pocos análisis y, solo se encuentran, cuando explotan. Pero, lo que nadie puede negar, es que producen situaciones de distorsión con riesgos reales macroeconómicos.

Antes de todo, recordar que el precio de un bien se estabiliza donde se encuentra demanda y oferta. Es decir, un producto tendrá como precio el mismo que sea capaz de pagar los consumidores. Esta regla general se cumple siempre y cuando estemos en un mercado donde haya suficiente oferta y demanda.

Pero, a veces, existen factores externos que modifican este equilibrio del precio. Una burbuja puede definirse como:

“Proceso por el cual un factor exógeno y/o la especulación modifica el precio de un bien o producto de manera artificial y no mantenible en el tiempo”

O dicho de otra manera más llana, "cuando se dan las circunstancias óptimas para que los consumidores se vuelvan locos y se crean especuladores"

Evidentemente, dependiendo del bien, el impacto en la economía puede llegar a ser muy peligrosa. Pero lo que caracteriza a las burbujas es un final abrupto con una caída de precios muy fuerte y en poco tiempo. Si se produce una vuelta a la normalidad de manera progresiva, no debe definirse como una burbuja. Por ejemplo, una mala cosecha modifica los precios pero está relacionado con la propia oferta.

Imaginemos un país que, por cuestiones coyunturales, mantiene un tipo de interés muy bajo. Esto producirá bajos incentivos a mantener el dinero en los bancos en depósitos. Y, puesto a  imaginar, aparece un producto "nuevo" que empieza a tener una revalorización del 4% anual. Por ejemplo, las orquídeas. Y, además, y esto es muy importante, nadie duda que este comportamiento se va a mantener en el tiempo.

Pues lo que pasaría es que todos nos pondríamos a comprar, incluso podría ser que pidiera prestado al banco para comprar y vender en 2 años. Y este impulso comprador, produciría un aumento del precio revalorizándose las orquídeas en vez del 4% al 10% anual. Y ganaríamos todos mucho dinero. Y gastaríamos mucho, otros ganarían dinero con nuestro consumo e invertirían en orquídeas. Y la subida del precio llegaría al 12%. Incluso compraríamos orquídeas que no se han plantado todavía, que son más baratas y se le saca más rendimiento.

Y en 10 años, las orquídeas han pasado de costar 10 a 20 € cada una. Y un día, ese tipo de interés coyuntural sube, y los bancos que nos prestaban, ya no nos prestan. Y el que tenía que comprarme mis orquídeas a 20€, ya no tiene o quiere gastarse el dinero. Y yo, que compre a 18€ no sé qué hacer con ellas. La oferta empieza a bajar precio pero la demanda simplemente no existe. Y lo que mañana iba a valer 20, hoy no vale nada porque no existen compradores.

Este es un ejemplo de burbuja. Pero claro, con una orquídea no pasa. Pues uno de los primeros casos se dio en Holanda con la llegada de los bulbos de los tulipanes. Interesante caso donde la expectativa de un aumento de precio produjo un movimiento especulativo muy fuerte que destrozó la economía Holandesa. Si, por uno bulbos.
Uno de los motivo que generan el alto riesgo es que, mientras se está formando la burbuja, todo el mundo gana. Los que compran, lo que venden y los estados por los impuestos asociados. Nadie quiere reconocerlas hasta que es demasiado tarde.
 

Quizás esta entrada sea un poco aburrida pero es importante entender este proceso para comprender tres fenómenos del que hablaré, la crisis española del 2008, situación actual de la bolsa y bonos y la situación económica Española.


No hay comentarios

Si quieres coger algo del Blog, puedes hacerlo si citas el propio blog. Con la tecnología de Blogger.